La fiesta por llegar a la final terminó mal en París