Asi se vivió el agónico gol de Rojo desde la tribuna. Gentileza deTim Hattori