Así se vivió la primera noche mágica en el FIG