Así es la princesa Stéphanie, la culta y discreta heredera de Luxemburgo