Y así zapatearon las leonesas con la adictiva en el FIG