Francisco comparó el aborto con contratar a un sicario para resolver un problema