La sorpresiva salida de Yunior García de Cuba ha dejado una sensación agridulce entre los sectores opositores