Análisis: Chilenos indignados queman pertenencia de migrantes venezolanos