La nueva genialidad del régimen: Programa con “Gallinas Decrépitas”