Vientos de hasta 160km/h encienden la alarma en Europa