¿Cuánto tiempo más podríamos aguantar en casa?