La agenda globalista 2030 busca destronar a Estados Unidos como la primera potencia del mundo