UNA PERRA ROBÓ UNA CÁMARA Y GRABÓ SU PROPIA HUIDA