Fuerte reacción del Gobierno tras el atentado terrorista de Nueva York