El guiño de Barrionuevo a Monzó y Frigerio