El periodista saudí fue descuartizado cuando estaba vivo