Miles de Habaneros hacinados en sus casas por nuevo toque de queda y militarización de la ciudad