El parlamento catalán aprobó la ley para llamar a referendum independentista el 1 de octubre