Se hizo un selfie y destruyó 200.000$ en obras de arte