Con golpes e insultos, empezó a debatirse en diputados la reforma jubilatoria