Por qué baja el dólar pero sube la inflación