Los incendios mostrados por la televisión cubana son falsos