LA INTERPRETACIÓN DEL COMPORTAMIENTO DIGITAL