Serafín Blanco creador de la popular tienda ¡Ño que barato!, nos cuenta sus inicios como exiliado cubano