El mar entra a Massachusetts y sumerge las calles de varias ciudades