Vienen días difíciles para los establecimientos y restaurantes del condado