Iván Pavlovsky: "Fue una noche muy fría, pero teníamos poca gasolina así que prendíamos la calefacción cada dos horas"