Cómo Rivadavia aprovecha la fama que la causa de los cuadernos le dio a su marca rival