Cómo ridiculizar a runners profesionales con sandalias y traje regional