Romero salvó el primero de Chile