Chelsea Clinton, ¿una presidenta en construcción?