Una montaña de basura del peso de una ballena tapona las cañerías de Londres