Dos ardillas, el opio de estos delfines