Su cara de angustia sugiere que regresó forzada a Corea del Norte