¿Cómo convivís con el concepto de derrotas dignas?