Pablo Bronstein, el artista argentino que logró un lugar en el Met, el Tate y el Pompidou