Atracan una tienda y el dueño los dispara a quemarropa