No hay quien se quite a este tiburón de encima