Así se vivió el clásico desde los edificios