El sexo frente a fogones y pizzas los puede llevar a prisión