Una bala casi le voló los sesos, pero esta soldado kurda se rió